Menu Home

Grupos electrógenos en los hospitales

Los grupos electrógenos en los hospitales son muy necesarios. Se trata de equipos de primera necesidad que ayudan al personal médico y a los pacientes a sobrevivir a crisis importantes como ciclones, ventiscas, nevadas, lluvias torrenciales, tsunamis, desplazamientos de tierra… Los eventos climatológicos como los que les menciono son causantes de numerosas pérdidas materiales e incluso de vidas humanas. Es por ello que es necesario contrarrestar estas consecuencias siendo precavidos. Los hospitales son centros de primera necesidad, que deben estar abiertos al público en cualquier momento, incluso cuando ocurren eventos de la magnitud de un deslave o un movimiento de tierra. Y es que cuando esto ocurre los muertos y los heridos suelen ser numerosos.

Solo la ayuda médica puede ser capaz de minimizar las bajas humanas o las secuelas perecederas.
Con la instalación de un grupo electrógeno se puede solucionar el problema de la energía eléctrica, que suele ausentarse en caso de ciclones u otros desastres naturales. La caída de cables es muy común cuando acontecen problemas de desastres naturales y por ello la energía eléctrica se afecta por horas o incluso días. En el caso de los hospitales la energía eléctrica es fundamental, ya que algunos pacientes requieren equipos médicos por tiempo ilimitado. Estoy refiriéndome a la respiración artificial, por ejemplo. Otros pacientes, por su parte, requieren un monitoreo de los signos vitales (el ritmo cardiaco, la oxigenación, la respuesta cerebral, la saturación…), o que se les realicen pruebas de urgencia. Entre los exámenes que requieren energía eléctrica se encuentran los rayos X simples, los electroencefalogramas, los electrocardiogramas, los ecocardiogramas, las mamografías, las rectoscopias, las endoscopias, las colonoscopías, los análisis de sangre, los ultrasonidos, los somatones, las resonancias, las refracciones, pruebas de medicina nuclear (gammagrafía), las densitometrías, pruebas respiratorias (neumología), entre otras muchas pruebas médicas que hacen que nuestra calidad de vida se alargue…
Por otro lado, todas las cirugías necesitan de monitorización constante para realizarse con efectividad. En caso de que ocurra un accidente eléctrico que descomponga el sistema de energía del hospital el paciente que se encuentra en la camilla podría morir en cuestión de minutos.
Es por ello que la instalación de un grupo electrógeno es fundamental para un hospital, ya que garantiza por horas o incluso días el funcionamiento de todo el hospital, o al menos, las zonas más imprescindibles, como es el caso de la Terapia Intensiva, las salas de recuperación de cirugía, los laboratorios de pruebas, la morgue, las salas de cirugía…

Categories: Sin categoría

dona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *